OBSERVA QUE SON MUCHOS LOS QUE TRABAJAN POR LA PAZ, ÚNETE A ELLOS…

logpacifista
logociespal logocentromemoria logociespal_pqu logo-redprodepaz2 salesianas
photo logo2 img-predeterm 6faf13_3a5276ed5f3d4517b53660ee396bd2cf-mv2 logo-redepaz 27540c_8a4d9b6cb5c47429b993894bd72d5c1

brand_pedagogiapaz_blog

youtube podcast docs

Todos somos conscientes que el momento histórico actual, que vive Colombia conlleva serios desafíos que es necesario asumir con valentía, responsabilidad, compromiso, si queremos que la semilla de la paz encuentre terreno y produzca frutos.

Nuestros Pastores reunidos en la 101 Asamblea Plenaria del Episcopado Colombiano, en el pasado mes de Julio, identificaron como raíces estructurales de la violencia en Colombia: “[…] Alejamiento de Dios, desconocimiento de la dignidad del ser humano, desintegración familiar, relativismo ético destructor del tejido social, vacíos del sistema educativo, la ineficiencia de políticas estatales, la inequidad social, la corrupción”. (http://noticias.mariamazzarello-cmm.org) ; que han cobrado tantas víctimas a lo largo de la historia, dejando a su paso heridas que requieren del bálsamo del perdón y la reconciliación.

Crear una cultura de paz es: […] “un proceso dinámico y colectivo que debe empeñarse en reconstruir  y fortalecer valores, creencias, tradiciones y expresiones sociales que por la fuerza del amor, promuevan relaciones actitudes y acciones que respeten los derechos humanos, generando inclusión, justicia, respeto, tolerancia, diversidad, equilibrio ambiental y la búsqueda de la verdad, alternativa de la cultura de la violencia y dominación; que enfrente los conflictos con procesos no violentos activos propiciando bienestar, felicidad y liberación personal, social, estructural y ecológica” (Instituto de Educación para la paz. Educadores para la Paz- IDEPAZ, 2006, pág, 6).

Este proceso ha de ir acompañado de una actitud de optimismo y confianza segura en Dios y en el hombre, por lo que la Iglesia, la religión, los evangelizadores, tenemos un papel vital para suscitar gestos de paz y consolidar condiciones de paz. Hemos de implicarnos en una tarea permanente que demanda muchos esfuerzos, compromiso y voluntad. Es necesario tejer caminos de esperanza con una visión pastoral iluminada por el Evangelio de la vida, evangelizando desde el Anuncio de Jesucristo, “EL ES NUESTRA PAZ”.

Con el ánimo de contribuir a este esfuerzo, en el que actuaremos como TEJEDORAS DE PAZ, queremos ofrecer en este espacio,  aquellos recursos que poco a poco vamos conociendo como útiles en este delicado trabajo,  de una PEDAGOGÍA PARA LA PAZ. Esperamos sean de utilidad.